JEFATURA DEL PUEBLO de Aquiles Nazoa

JEFATURA DEL PUEBLO

de Aquiles Nazoa

En un pueblo cualquiera del interior de venezuela, la mañana de un domingo. Acaba de formarse un pleito de gallera

MELECIO: ¡No, no ,ustè me paga mi gallo! ¡Eso lo arreglamos en la jefatura!

ULPIANO: Pero Melecio, chico, hazme el favor, ven acá, chico...

MELECIO: ¡No, señor! ¡Tu me pagas mi gallo, es lo que es!

ULPIANO: Bueno, vale, está bien; vamos a la jefatura y ya está.

UNA MUJER: ¡Ay, Dios mío dígame ese hombre peleando con su compadre de sacramento a ver si le sale el diablo! (Los de la disputa van a la jefatura con todo el pueblo atrás. La jefatura está cerrada. Tocan fuertemente al portón. Nadie contesta).

ULPIANO: Ahí ta, pues, la jefatura ta cerrada. Vamos a ver qué me vas a hacer ahora.

MELECIO: ¿Cerrada? ¡Ya me vas a pagar mi gallo es lo que es!

(Vuelve a tocar al portón varias veces, con largas pausas entre llamada y llamada, esperando inútilmente aque alguien le conteste. A las mil y quinientas oyen adentro una voz lejanísima. Se entabla a través de la puerta un diálogo a gritos, como los que se oyen junto a los ríos de una orilla a la otra).

LA VOZ: ¿Quién es?

MELECIO: ¡Gente de paz ! ¿Ahí ta el jefe civil?

LA VOZ : ¡Ta pa los toros coliaos!

MELECIO: ¿Y el secretario?

LA VOZ: Tampoco. ¡Ta pa una telnera en la orilla del río!

MELECIO: ¿Y el polecía?

LA VOZ:¡Salió pa ve un choque y no ha vuelto!

MELECIO: ¡ Ah caracha!...¿Y usté quién es?

LA VOZ: Yo soy el arrestao, pero no le puedo abrí porque me estoy bañando...

MELECIO: Ah bueno, mire, entonces ponga cuidado: cuando venga el jefe civil...

LA VOZ: Ajá...

MELECIO: ...usté le dice que por ahí vino Melecio a arreglá un asunto de un gallo que me malogró mi compadre Ulpiano... Pero que como él no estaba aquí, nosotros vamos a seguí peleando y volvemos más tardecita, ¿yalosabe?

LA VOZ: ¡Bueno, no tenga cuidao!...

MELECIO: Bueno, muy agradecido.
(Se dispone a irse pero...)

LA VOZ: ¡Mire!...

MELECIO: ¿Ajá?

LA VOZ: ¿Usté me quiere hacé un favor?...
MELECIO: ¡Cómo no!...

LA VOZ: Ah, bueno, mire. ¿Usté sabe ahí junto e la barbería del Tuerto Elías, esa casa e tejas donde se la pasa un mochito en la puerta?
MELECIO: Sí...
LA VOZ: Entonces, mire: me hace el bien de avisámele allá a Encalnación Carrillo que Ismaelito está arrestao desde anoche, porque estaba pelao en el botiquín de la plaza y le quebré la totuma e vidrio a la motorola...Y que me mande un pantalón, ¿sabe?, polque el que tengo es el de parrandeá...!

MELECIO: Ah bueno. Como a mi compadre lo van a arrestá de toas maneras por el inconveniente 'el gallo, yo le digo que se lo mande con él. ¿Yalosabe?

LA VOZ: ¡Bueno!...

MELECIO: Bueno, pues.

LA VOZ: Bueno...

6 comentarios:

  1. MUY INTERESANTE PARA TRABAJARLO EN EL LICEO

    ResponderEliminar
  2. también me gusta para trabajarla con los chamos porque es corta y divertida

    ResponderEliminar
  3. jaajjajaja.....muy bueno!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. jajajaja.. muy bueno ese cuento me sirve para hacer una tarea :* :) :P

    ResponderEliminar
  5. jajajajajajajajja buenisimaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa uffff demasiadooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  6. me gusta, estudio 3 grado me encanto se lo voy a leer a mi mama

    ResponderEliminar